Esvástica nazi en Coruña

Por algún lado hay que comenzar el blog, y que mejor que comenzar por el principio.

Hacía tiempo que me rondaba por la cabeza la idea de publicar una bitácora sobre sucesos extraños que tienen lugar en mi ciudad, pero nunca me decidía a comenzarlo, quizá por mi dejadez innata o quizá porque no había un buen argumento inicial.

Hasta esta semana, en la que el descubrimiento de una esvástica nazi en la pared del cementerio municipal de San Amaro ha despertado de nuevo mi curiosidad.


Foto: Oscar París

Al parecer, resulta que tras la segunda guerra mundial hubo un mausoleo nazi en el cementerio de San Amaro donde descansaban los restos de soldados alemanes hasta que fueron trasladados a Cuacos de Yuste (Cáceres).

Del resto de la historia hemos podido enterarnos por la serie de artículos que publicó esta semana el diario La Voz de Galicia y por lo que nos cuenta Pilar Rego en su blog.

El cementerio está dividido en tres zonas totalmente diferenciadas: un cementerio religioso, uno civil y otro británico en él que están enterrados los integrantes de un batallón inglés.

En la zona civil en el año 1944 el Consulado Alemán inauguró un mausoleo con dos esvásticas esculpidas que había sido erigido en memoria de los soldados alemanes caídos en combate en Galicia. En el año 1982 los restos de los alemanes allí enterrados se trasladaron a Cuacos en Cáceres a un cementerio en él que se agrupó a todos los soldados alemanes que murieron en España durante la Segunda Guerra Mundial.


Foto: Archivo La Voz de Galicia

Durante todo este tiempo se creyó que a raíz del traslado de los restos de los soldados nazis el mausoleo sería destruido pero no fue así porque, escondida entre la maleza, todavía hay una esvástica que incluso desde el aire permanece oculta porque unos árboles impiden su visión.

Nadie tiene claro si todo se debe a un simple olvido o por el contrario “alguien” quiso que el símbolo nazi permaneciese y para ello se plantaron unos árboles cuya distribución parece estratégicamente diseñada. Por una de esas paradojas de la vida los restos del mausoleo nazi se esconden tras los columbarios que están situados frente a una escultura en memoria de los republicanos.

Lo primero que dijo una mujer que conoció la historia cuando iba a llevar flores a la tumba de su padre fue lo siguiente: - “Si mi padre supiese que descansa junto a ese mausoleo se levanta y se va. ¡Con lo rojo que era!”

Sin embargo los nazis no solo dejaron en el recuerdo esas esvásticas esculpidas en cemento. Durante aquellos años, el consulado alemán en A Coruña era el dueño y señor del puerto, pues eran sus oficiales los que registraban todos los barcos que entraban. Además, el parque de Santa Margarita acogía una de las más potentes emisoras que en aquellos tiempo había para que los mandos alemanes pudiesen comunicarse con sus barcos y aviones en el Atlántico.

El caso es que la esvástica es un símbolo que viene siendo utilizado desde hace siglos y no sólo por los nazis, sino que su origen en realidad es asiático, como bien explica la wikipedia.


Foto: La Espada del Inmortal

Como curiosidad, el samurai que protagoniza el manga La Espada del Inmortal, Manji, ha tomado la esvástica invertida como nombre y símbolo personal. A este símbolo también se le conoce como la sauvástica, un nombre derivado del sánscrito «svastika», que significa ‘bienestar’.

Fue ampliamente utilizado en la antigüedad como símbolo de prosperidad y buena fortuna, y ha sido utilizado en Japón como símbolo del budismo desde tiempos antiguos. El símbolo generalmente utilizado por los budistas japoneses es la sauvástica (vocablo que proviene del sánscrito hindú) o esvástica con los brazos torcidos hacia la izquierda, que se mueve en dirección contraria a las manecillas del reloj y se llama manji en japonés, palabra de la que procede el nombre del personaje principal de la historia.

Este símbolo en el budismo japonés simboliza la noche y está asociado con propiedades mágicas. No tiene ningún significado antisemita ni pronazi, ya que dicha connotación no llegó a existir hasta 1920, año ya muy posterior a la era Edo en que se desarrolla la historia.

La esvástica, cuyos extremos señalan en la dirección de las agujas del reloj, suele ser considerada como un símbolo solar. Fue esta versión (el hakenkreuz) la que los nazis utilizaron como símbolo suyo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada